La Rústika: consolidar la marca y hacer la venta de pizzas por internet en tiempo récord.

venda de pizzes per internet

Servicios:

Carta
Página web

El encargo:

La Rústika es una pizzería de Sant Feliu de Llobregat (que por cierto, hacen unas pizzas buenísimas, si tenéis oportunidad, id). Ya unos 5 años que están en funcionamiento. Cuando nos contactaron solo quería renovar la carta. Habían pasado por la fase de hacer la carta con cartulina, pero se los gastaba cada dos por tres tenían que reimprimir. Antes pero había sido peor, nos explicaban, con una carta hecha con fundas de plástico, nada corporativas y proyectaban una imagen de antiguo. Nada que ver con la pizzería, que es un espacio con mucha madera, muy acogedor, joven y atractivo. De la marca solo tenían el logo, y nos lo hicieron llegar. Tenían dudas de si era el logo adecuado por ellos o no, pero era el que tenían. Así que los propusimos que con la excusa de la carta trabajaríamos los elementos del universo visual de la marca, que fuera acuerdo con el espacio. Y revisaríamos si el logo que tenían funcionaba o no. Nos pusimos de acuerdo con los honorarios y manos al trabajo.

Por cierto, La Rústika tiene en sus valores actuar de la forma más sostenible posible. Por eso enseguida estábamos en sintonía en nuestra forma de trabajar y de plantear los retos con el objetivo de la sostenibilidad como una de las guías a seguir.

El proyecto:

En un par de semanas nos reuníamos para explicar nuestras conclusiones:
1- Del estudio de la marca y el público concluimos que se trataba de una marca con personalidad sencilla, informal, próxima, local y de calidad. Y que analizando su logotipo, era uno muy buen punto de partida que creíamos que reflejaba bien esta personalidad. Así que habíamos continuado trabajando a partir de este logotipo.

diagnóstico sobre la marca de la pizzeria

2- Definimos 4 colores de la paleta de eco-colores. Y las tipografías que mejor se adecuaban a la personalidad de la marca y a la vez convivían con la tipografía del logotipo. También definimos como serían los elementos gráficos que acompañaban la marca.

paleta de colores adaptada a la marca del resaurante trabajo de los elementos gráficos de la pizzeria

3- La tipografía es uno de los elementos centrales del proyecto. Analizando el logo, el concepto de letras mayúsculas en medio de la palabra nos da juego para dotar de personalidad la marca. Este elemento lo iremos repitiendo a lo largo del proyecto. Las líneas encima y debajo que encajan los títulos recuerdan un listón de madera como los que encontramos a menudo en el espacio de La Rústika.

tipografia pensada en coherencia con la marca de la pizzeria

4- Finalmente, la carta. Preparamos una carta por capas pensada porque el cliente fuera encontrando el contenido teniendo en cuenta el proceso de tomar nota de un pedido: primero los especiales, después las bebidas, el menú, la carta, cafés y postres. Las hojas tienen diferentes medidas, imitando el juego de las letras que usamos con la tipografía principal. Proponemos un apoyo de madera que proteja la carta y minimice la necesidad de impresión. Papeles de medidas estándares para evitar menguas del papel y uno agarre en cuerda sencillo.

propuesta de la carta del restaurante sostenible propuesta de la carta del restaurante sostenible

Y de golpe, la necesidad de una página web ecommerce:

Entonces llegó el Covid, Y la necesidad inminente de poder vender pizzas a través de la web. Así que nos posamos a trabajar rápidamente para disponer en 4 días de una web en pleno funcionamiento que permitiera encargar las pizzas cuanto más rápidamente mejor.

Anar a la web de La Rústika

Conclusiones:

La Rústika es un ejemplo que con un logo no tenemos una marca. Hay que darle vida y buscar coherencia entre los elementos gráficos y físicos. Esto facilita a los clientes identificar la marca más fácilmente y crear vínculos que ayudarán a tener clientes felices y repetidores.

Y así fue el proyecto de La Rústika, si podéis, id y disfrutáis de sus pizzas!

La Rústika opina:

Por la parte de branding muy buena. Enseguida ve captar la idea y nos ve hacer uno a propuesta que encajaba bien con el que voliem. Falta encontrar el apoyo final. Por la parte de web más que satisfechos. En 15 días teníamos un e-comerce operativo. Siempre es normal que surjan problemas pero los hemos ido resolviendo con agilidad y eficiencia.

Lluís, Àlex i Josep